sábado, 9 de febrero de 2008

terapia larvaria de insectos


Aunque la primera impresión sea de rechazo, algunas especies de larvas dìpteros (vulgarmente conocidas como moscas), como la especie Lucila sericata, se utilizan para curar heridas. Dicha especie es necrófaga (es decir, se alimenta de tejidos muertos de cadáveres), y es ese hecho peculiar el que ha llevado a emplearla para curar quemaduras, llagas y heridas gangrenadas. Diversos hospitales en EEUU y Europa han comenzado a emplear esta técnica, por otra parte, utilizada ya desde hace mucho tiempo en tribus aborígenes australianas, en enfermedades que no responden a tratamientos convencionales. La terapia consiste en aplicar en la herida del paciente, un apósito que en su interior contiene las larvas de insecto (criadas en laboratorio) que se alimentarán del tejido enfermo, a la vez que potenciarán el crecimiento celular y con su poder bactericida minimizará la acción de las bacterias infecciosas en la herida.

3 comentarios :

Sergio Mestre dijo...

¿por qué la larva prefiere comerse el tejido infectado y no el sano? Tal vez sea porque el infectado está pre-digerido. Muy interesante

Vicky Herreras dijo...

Hola Sergio,
Entiendo por lo que he leido que la larva normalmente se alimenta de tejido necrótico de cadáveres, por ello no debe "interesarse" por el tejido sano. por lo visto, libera una enzima que que licúa el tejido muerto, lo absorben y en el proceso de digestión liberan una proteina con capacidad bactericida y además estimulan el crecimiento tisular. Y encima, es una terapia más económica que las convencionales.

Nievitas dijo...

Existe algun sitio en Valencia en donde realicen esta practica.
Tengo un familiar con una herida por accidente con necrosis que parece que no se controla. He recordado que hace mas de 35 años a un amigo le resolvieron el mismo problema con esta tecnica y al recordarlo he empezado a buscar información.
Gracias.